¿Qué peligro tiene conducir con neumáticos poco inflados? ¿Cómo lo haces?

El indicador del TPMS te avisa cuando la presión de los neumáticos es demasiado baja para que puedas seguir conduciendo. Puedes preguntarte si es seguro ir a la estación de servicio más cercana para inflar los neumáticos cuando este indicador está encendido. ¿Qué peligro tiene conducir con los neumáticos poco inflados?

Si la presión de los neumáticos es demasiado baja, existe un alto riesgo de que los neumáticos pinchen. Los neumáticos poco inflados también pueden causar problemas de rendimiento y de ahorro de combustible. Una presión baja puede provocar un desgaste prematuro de los neumáticos y dificultar su sustitución

La baja presión de los neumáticos es una de las razones por las que es mejor no conducir un coche. En nuestra guía también encontrarás algunos consejos para ir sobre seguro, porque puede que conduzcas cuando no es aconsejable hacerlo

Índice de Contenido
  1. Hay razones para no conducir con neumáticos poco inflados
    1. 1. El riesgo de un pinchazo
    2. 2. Problemas de rendimiento
    3. 3. Poco ahorro de combustible
    4. 4. Tengan prisa
  2. Debes saber qué hacer si la presión de tus neumáticos es demasiado baja
    1. 1. Guardar la fecha
    2. 2. Ve a por los indicadores
    3. 3. Retirar la carga pesada
    4. 4. Haz viajes cortos
    5. 5. Conduce despacio

Hay razones para no conducir con neumáticos poco inflados

1. El riesgo de un pinchazo

Reventón del neumático

El reventón es la consecuencia más grave de un neumático poco inflado. Los flancos demasiado elásticos pueden ser el resultado de una presión de los neumáticos demasiado baja

Si conduces por la autopista sin parar, los neumáticos se calientan y no se enfrían. El neumático puede sobrecalentarse y reventar, especialmente si es blando. Además, un neumático blando puede pincharse fácilmente con los restos de la carretera

2. Problemas de rendimiento

Los problemas de conducción se producen porque las caderas se hunden debido a una tensión demasiado baja. Los problemas más evidentes se producen al frenar o en las curvas

En esta situación, los neumáticos son menos estables. Además, pierdes agarre y tracción en superficies resbaladizas. También pierdes el control debido a la inexactitud de la dirección

3. Poco ahorro de combustible

Si los neumáticos no están bien inflados, el vehículo necesita más energía para avanzar. Es el mismo concepto que ves cuando intentas montar en bicicleta con una rueda pinchada. Para avanzar, tienes que pedalear más fuerte.

El motor de tu coche tiene que trabajar más porque hay más resistencia. El aumento de la energía significa una menor eficiencia del combustible y más tiempo en el surtidor

Reportaje: Diez formas de aumentar la eficiencia del combustible

4. Tengan prisa

Una presión de aire baja puede provocar un desgaste desigual de la banda de rodadura. Estos problemas en la banda de rodadura pueden producirse tanto en el interior como en el exterior del neumático. Este desgaste irregular no se puede reparar

Teniendo en cuenta que normalmente puedes inflar los neumáticos de forma gratuita, no tiene sentido conducir con neumáticos poco inflados. Otra opción es comprar neumáticos más a menudo, pero esto es caro

Debes saber qué hacer si la presión de tus neumáticos es demasiado baja

Bombea tus neumáticos lo antes posible cuando la presión baje. Si vives lejos de un lugar donde puedas hacerlo, hay otras opciones.

ENLACE: Los 10 mejores infladores de neumáticos portátiles

1. Guardar la fecha

Si has pinchado un neumático y no puedes conseguir aire inmediatamente, lo mejor es sustituirlo por uno de repuesto. Puede resultar incómodo parar y poner un repuesto, pero es la única manera de garantizar tu seguridad.

Probablemente puedas montar una rueda de repuesto de forma rápida y sencilla. Es posible que tengas que llamar a la asistencia en carretera para que tu vehículo vuelva a circular.

SE BUSCA: ¿A qué velocidad puedes conducir con una rueda de repuesto?

2. Ve a por los indicadores

La seguridad debe ser siempre tu prioridad cuando decidas conducir. Debes tomar todas las precauciones necesarias para garantizar tu seguridad en la carretera.

Puedes hacer que tu coche se distinga de los demás encendiendo las luces intermitentes. Las luces intermitentes te permiten reducir la velocidad en la carretera mientras los demás saben que hay un problema, para que se aparten de tu camino

3. Retirar la carga pesada

Tu seguridad está aún más en peligro si cargas tu coche con un peso excesivo. Puedes perder peso antes de conducir.

Cuando estés en casa o en el trabajo, debes quitar del coche algunas cosas que no necesites. Después de repostar, siempre puedes recargarlo

4. Haz viajes cortos

Si conduces, no debes recorrer largas distancias. Sabemos que no tiene sentido montar una rueda de repuesto si la gasolinera está a una manzana de distancia.

El riesgo es mayor cuanto más tiempo conduzcas. Por lo tanto, tienes que sopesar bien la distancia para determinar si el riesgo merece la pena

5. Conduce despacio

Aunque des una vuelta a la manzana, debes reducir la velocidad de tu coche. No obedecer las señales de límite de velocidad

Si conduces despacio, hay menos posibilidades de que ocurra algo malo. Con las luces de emergencia encendidas, no importa lo despacio que vayas: los demás entenderán que tienen que apartarse.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir