¿Qué es esa cosa blanca bajo el tapón de aceite?

Durante los cambios de aceite rutinarios, es importante quitar el tapón del aceite. En esta ocasión, es aconsejable realizar una inspección rápida para asegurarse de que todo está en orden. Si observas aceite blanco o lechoso bajo el tapón de llenado de aceite, puede ser señal de un problema, pero también puede ser inocente.

Analicemos los posibles efectos de la sustancia blanca y lechosa. También analizaremos si es algo de lo que debes preocuparte...

Índice de Contenido
  1. ¿Qué significa que hay una mancha lechosa o brillante bajo el tapón de aceite?
  2. Por qué caen los tapones de aceite blanco
    1. 1. Humedad/condensación
    2. 2. Malos hábitos de limpieza
    3. 3. Junta de culata
  3. Soluciones para los depósitos blancos bajo el tapón de aceite
    1. 1. Conduce más tiempo
    2. 2. Mantén limpio tu motor
    3. 3. Reparación de la junta de culata

¿Qué significa que hay una mancha lechosa o brillante bajo el tapón de aceite?

Es posible que el aceite se haya vuelto lechoso o blanco debido a la humedad. El líquido se convierte en una sustancia blanca y pegajosa que se adhiere al tapón. El agua no debería entrar en el motor ni mezclarse con el aceite, por lo que esto debería llevar a una inspección más detallada, pero puede que no tengas que preocuparte por ello

Hay razones legítimas por las que el agua entra en el motor que no tienen por qué dar lugar a una reparación importante. El fallo de la junta de culata es el problema más grave y requiere la sustitución o revisión del motor

Por qué caen los tapones de aceite blanco

1. Humedad/condensación

Si hace frío o humedad en tu zona, puede formarse humedad en la cámara de combustión del motor. La condensación es lo primero que notas cuando examinas el escape. Se forma vapor de agua

Mucha gente confunde un tapón de aceite lechoso con una junta de culata agrietada, lo cual puede ser cierto, pero en la mayoría de los casos se trata de una condensación normal.

La humedad debería salir de forma natural cuando el motor se calienta. Cuando el motor alcanza la temperatura óptima, debe producirse la evaporación. Si no conduces el coche el tiempo suficiente para que suba la temperatura, el agua no se puede quemar. Lo que queda es una acumulación de lodo blanco bajo el tapón de llenado de aceite.

2. Malos hábitos de limpieza

¿Utilizas una lavadora a presión para limpiar tu coche? Si utilizas el mismo limpiador a presión que usaste para limpiar el compartimento del motor, puede que encuentres aceite lechoso bajo la tapa del compartimento del motor

El limpiador a presión puede introducir agua en el motor donde no debería. El tapón de llenado de aceite puede obstruirse si el agua se mezcla con el aceite. También puede entrar en la varilla de aceite del motor o en el tapón de la dirección asistida

3. Junta de culata

Este es el problema que nadie quiere tener. Si estás seguro de que la sustancia blanca lechosa no está causada por influencias externas o por una mala praxis, probablemente se trate de una junta de culata reventada

Sirve para un propósito muy importante. Debe sellar bien los cilindros para obtener el máximo rendimiento. Esta junta permite que los cilindros hagan su trabajo normal. También produce una compresión suficiente para que el motor funcione sin problemas. La junta evita que el refrigerante entre en el motor y que los aceites se mezclen

Si la junta de culata ha reventado, el refrigerante puede entrar en la cámara de combustión del motor. El refrigerante puede entrar en los conductos de aceite del motor y acumularse en los tapones de llenado de aceite

Comprueba la varilla de medición para ver si la junta de culata ha reventado. Puedes dejar el coche en marcha hasta que alcance la temperatura óptima de funcionamiento. También podrías comprobar ahora el escape, ya que una junta de culata reventada puede provocar humo blanco.

Echa un vistazo a la varilla de medición para ver cómo es. Si sólo ves aceite de motor, es posible que tengas la junta de culata engrasada. Si ves humedad en la varilla o aceite lechoso en el tapón de aceite, el problema es probablemente la junta de culata

Al solucionar la avería, también debes comprobar si hay otros síntomas de una junta de culata rota. Es posible que notes una fuga de refrigerante por la parte inferior del colector de escape del motor. También puedes ver burbujas en el rebosadero del refrigerante o en el radiador.

Si sigues añadiendo refrigerante pero no encuentras ninguna fuga, también es una señal importante de que el refrigerante pierde desde el interior. Si no consigues controlar este problema, una junta de culata reventada provocará problemas de sobrecalentamiento porque el sistema ya no funciona como debería.

SUPRIMIDO: 7 sencillos pasos para comprobar si tu junta de culata ha reventado

Soluciones para los depósitos blancos bajo el tapón de aceite

1. Conduce más tiempo

Si no puedes encontrar un defecto mecánico, el problema puede ser simplemente un exceso de humedad que no se quema. Esto es especialmente cierto si no haces viajes largos con tu vehículo.

La temperatura del motor no alcanzará el nivel óptimo si sólo conduces durante 5-10 minutos. La evaporación no puede producirse, por lo que la humedad se acumula en el motor. Esto no sólo es perjudicial para tu motor, sino que también provoca depósitos lechosos.

La solución es sencilla y puede ser incluso divertida. Haz largos viajes en coche. Puedes conducir mucho si estás en la carretera más de diez minutos. Además, si es posible, conduce a mayor velocidad. Si conduces a 100 kilómetros por hora, tu motor se calentará más rápido que si conduces a 24 kilómetros por hora en carreteras rurales

2. Mantén limpio tu motor

Cuando laves el motor de tu coche, tienes que asegurarte de que no entre agua en el motor. Antes de empezar, tienes que comprobar la junta del tapón del aceite. Si está dañado o desgastado, no forma una barrera contra la humedad y debe ser sustituido

Una vez que hayas comprobado que la junta está bien, debes rociar el compartimento del motor con un chorro de agua a baja presión. También puedes utilizar una lavadora a presión para limpiar el compartimento del motor. Asegúrate de que está en un ajuste más suave. Además, ten cuidado de no rociar directamente las juntas del motor, especialmente alrededor de la tapa de la válvula

Lo mejor es utilizar un limpiador especial para fregar el motor con un cepillo. Una vez eliminada la suciedad, puedes aclararla con un pulverizador de agua normal

3. Reparación de la junta de culata

Si la junta de culata falla, no tienes muchas alternativas. Aunque algunas juntas de culata pueden funcionar, otras no son recomendables. Asegúrate de informarte bien antes de tomar una decisión. Si necesitas una nueva junta de culata, probablemente no causará más daños.

Dependiendo del tipo de coche, el coste de una nueva junta de culata oscila entre 100 y 300 dólares. No es caro, pero la mano de obra que conlleva puede costar mucho dinero. Todo depende del vehículo que tengas y de dónde lo lleves a reparar. Puedes gastar fácilmente entre 750 y 2.000 dólares.

La reparación puede llevar mucho tiempo y es posible que no tengas tu coche hasta que esté terminada. Si tu coche no merece este tipo de reparación, puede ser el momento de buscar un coche nuevo.

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir