¿Las luces traseras no funcionan, pero las de freno sí? (Instrucciones de reparación)

Cuanto más tiempo tengas tu coche, más probabilidades tendrás de tener problemas eléctricos. Aunque estos problemas suelen consistir en bombillas y fusibles fundidos, a veces las cosas se ponen un poco más difíciles.

No te preocupes, si tienes un problema con tu sistema eléctrico y temes tener que repararlo, la respuesta suele ser más sencilla de lo que crees. Aquí veremos las razones más comunes por las que las luces traseras no funcionan pero las de freno sí.

Índice de Contenido
  1. 6 razones por las que tus luces traseras no funcionan pero las de freno sí
    1. 1. Luces peligrosas/erráticas
    2. 2. Fusibles quemados
    3. 3. Fusible de gestión defectuoso
    4. 4. Puntos peligrosos de cableado/toma de tierra
    5. 5. Tomas de corriente o enchufes corroídos o rotos
    6. 6. Sensor de luz ambiental peligroso
  2. Información sobre la solución de problemas de las luces traseras
  3. Preguntas frecuentes
    1. ¿Hay un fusible para las luces traseras?
    2. ¿Puedes conducir sin luces traseras?
    3. ¿Las luces traseras y las de freno utilizan la misma bombilla?
    4. ¿Cómo compruebo las luces traseras separadas?
  4. Resumen

6 razones por las que tus luces traseras no funcionan pero las de freno sí

La causa más común de que las luces traseras y de freno no funcionen es una bombilla defectuosa o mal colocada. También puede deberse a un fusible fundido, a un cableado peligroso o a enchufes o tomas de corriente corroídos. Un interruptor defectuoso también puede ser el responsable.

Estas no son todas las causas posibles, pero son las más comunes. Aquí tienes una lista más detallada de las causas más comunes por las que las luces traseras no funcionan pero las de freno sí.

1. Luces peligrosas/erráticas

Bombillas traseras

Las luces de freno suelen utilizar una bombilla con dos filamentos y es posible que falle un tipo de filamento. En este caso, sólo se iluminará un lado de la bombilla, como en el caso de la luz de freno, pero no la luz trasera.

Además, muchos fabricantes utilizan bombillas distintas para las luces traseras y las de freno. Si la bombilla de la luz trasera se quema, tienes que sustituirla.

Si acabas de cambiar las bombillas, es posible que estés utilizando las bombillas equivocadas. Algunas personas piensan que si encaja, es la bombilla correcta. Pero esto no es cierto. Si todavía tienes las bombillas antiguas, comprueba la mitad de la cantidad y compárala con las bombillas de recambio.

Si ya has sustituido las bombillas viejas, puedes buscar la bombilla adecuada para tu coche en el manual del propietario o en Google. Recuerda que el modelo no es importante, pero que los medios números deben ser compatibles si cambias de fabricante.

2. Fusibles quemados

Caja de fusibles eléctricos

Aunque haya varias bombillas fundidas, la posibilidad más probable es que se haya fundido el fusible de las luces traseras. Lo único que tienes que hacer es buscar el panel de fusibles de tu coche y comprobar el fusible con una luz de prueba o un multímetro.

Si no tienes ninguno, quita el fusible de la luz trasera y míralo. Si no puedes saber si está fundido, sustituye el fusible por otro del mismo amperaje. Si el problema se produce, ¡el problema es el fusible!

Cuando compres un fusible nuevo, utiliza siempre el amperaje correcto. Puedes tener la tentación de aumentar el amperaje para asegurarte de que no se vuelva a fundir, pero una corriente demasiado alta puede provocar problemas más graves si el fusible no protege el sistema como debería

3. Fusible de gestión defectuoso

Encender el interruptor de la luz del coche

Los mecánicos caseros suelen pasarlo por alto, pero es una de las causas más comunes de que las luces traseras no funcionen. El interruptor del habitáculo de tu coche indica a las luces traseras cuándo deben encenderse, y si el interruptor no funciona como debería, las luces traseras seguramente no se encenderán

Si este componente está defectuoso, las luces de estacionamiento de la entrada también suelen apagarse.

4. Puntos peligrosos de cableado/toma de tierra

Cable roto

Los fallos en el cableado son la maldición de muchos mecánicos. Detectar y localizar el problema puede ser tedioso, pero eso no impide que aparezca de vez en cuando. Los cables dañados, los trazos cruzados y la corrosión extrema son problemas comunes, especialmente en los coches más antiguos.

5. Tomas de corriente o enchufes corroídos o rotos

Casquillo de la bombilla

Si las luces traseras de tu coche no están bien selladas, todo el habitáculo queda expuesto a los elementos. Esto puede causar problemas en todas partes, pero el propio enchufe es probablemente el más vulnerable. Estos enchufes pueden oxidarse y corroerse cuando están expuestos a la intemperie, causando todo tipo de problemas eléctricos.

Cada vez que cambies una bombilla, debes comprobar el casquillo para ver si está en buen estado. Si está corroído, utiliza un cepillo de alambre y WD-40 para limpiar el enchufe. Sin embargo, si el daño es lo suficientemente peligroso, tendrás que sustituir el enchufe.

6. Sensor de luz ambiental peligroso

Sensor de luz diurna para la luz ambiental

Los coches modernos tienen luces de estacionamiento controladas por ordenador cuando está oscuro en el exterior. Esto significa que pueden desconectarse cuando es de día. En algunas partes del mundo las cosas son muy diferentes, pero ¿alguna vez has prestado atención si hay demasiada luz en el exterior para que se enciendan las luces traseras?

También puede deberse a un sensor ambiental defectuoso que indica al coche cuándo debe encender las luces traseras. Este sensor suele estar situado en el parabrisas y no es raro que se rompa.

Información sobre la solución de problemas de las luces traseras

Diagnóstico del coche

Cuando se resuelve un problema, es importante hacerlo de la manera KISS. La verdad es que no, pero hay que mantener la sencillez, ¡tonto!

È La navaja de Occam en su forma más sencilla: la mejor respuesta suele ser el problema. Antes de empezar a hurgar en el cableado y comprobar la tierra, asegúrate de que las bombillas no están fundidas y de que hay corriente

La falta de corriente suele ser sinónimo de un fusible fundido, pero también podría tratarse de un recambio defectuoso. Estos tres componentes -bombillas, fusibles e interruptores- son responsables del 95% de los problemas eléctricos de las luces traseras.

Lo mejor para ti es que también son los más fáciles de reparar Una vez que hayas resuelto estos tres problemas, puedes pasar a los dos siguientes. Primero comprueba que la toma de corriente tiene corriente, pero con una buena tierra reconocida.

Si buscas potencia, asegúrate de que tienes un buen contacto con el terminal de acero de la toma. Si el terminal está protegido contra la corrosión u otra suciedad, lávalo primero. Cuando limpies el terminal, vuelve a probar la lámpara, porque el problema podría ser la corrosión

Sin embargo, si se enciende y no hay corrosión, parece que hay un problema con la base que hay que resolver. Si no recibes energía, repite estos pasos en el fusible. Si el fusible recibe energía pero el enchufe no, hay un problema en el cableado entre el enchufe y el fusible.

Si el fusible sigue sin recibir energía, comprueba que el enchufe recibe energía. De nuevo, si la corriente llega al interruptor y no al fusible, el error de cableado está en algún punto intermedio. Sin embargo, si la corriente no llega al enchufe, el problema está en algún lugar entre el enchufe y la batería.

Preguntas frecuentes

¿Hay un fusible para las luces traseras?

Por supuesto, muchos modelos de coche tienen un fusible para las luces traseras. Algunos modelos de coche tienen incluso un fusible para ambos lados. Para encontrar los fusibles, tienes que buscar el panel de fusibles, pero no siempre es fácil encontrarlo. Suele estar en el maletero, bajo el capó e incluso bajo el salpicadero. Para saber dónde se encuentra el fusible, tienes que consultar el manual de instrucciones de tu coche.

¿Puedes conducir sin luces traseras?

No, no puedes conducir sin luces traseras. Esto no está protegido y va en contra de la normativa de la mayoría de los estados y países. Si tienes un problema con tus luces traseras, debes llevarlas a reparar lo antes posible. Conducir sin luces traseras es peligroso porque otros conductores no pueden ver tu coche y pueden golpearte por detrás. Y si te paran, la policía te multará porque no tienes luces traseras. Por tanto, no vale la pena conducir sin luces traseras.

¿Las luces traseras y las de freno utilizan la misma bombilla?

Depende de la marca y el modelo de tu coche. En muchos casos, las luces de freno y las luces traseras utilizan la misma bombilla. Sin embargo, también hay coches en los que las luces de freno y las luces traseras tienen bombillas separadas. Si no estás seguro de cómo está equipado tu coche, lo mejor es que consultes el manual del propietario de tu coche.

¿Cómo compruebo las luces traseras separadas?

Puedes comprobar las luces traseras individuales desde la parte trasera de tu coche. Sólo tienes que poner el contacto y activar los faros. En la mayoría de los modelos de coche, deben estar encendidos cuando los faros están encendidos y deben estar apagados cuando los faros están apagados.

Resumen

No hay nada más molesto que una avería eléctrica. Pero con un poco de conocimiento de los coches y una comprensión básica de las ideas eléctricas, no hay razón para que no puedas encontrar la causa de tus luces defectuosas

Puede parecer una tarea desalentadora al principio, pero la mayoría de los problemas eléctricos son poco costosos de arreglar y no se repetirán si haces el trabajo bien a la primera Es incluso mejor para los mecánicos sin experiencia, porque normalmente puedes arreglar y reparar estos fallos tú mismo en poco tiempo

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir