Cómo reparar un pedal de embrague lento 9 Causas y cómo solucionarlas

Aunque los coches con caja de cambios manual no son muy populares hoy en día, todavía hay gente a la que le encanta la emoción de conducir un coche con caja de cambios manual. El pedal del embrague a veces se vuelve lento. Esto puede reducir el placer de conducir. Es importante entender qué significa un pedal de embrague lento y cómo puedes solucionarlo.

Se encarga de conectar las ruedas con el motor a través del embrague. El embrague transfiere la energía de rotación del motor a las ruedas para que éstas puedan moverse con su ayuda. Si tienes dificultades para utilizar el embrague, significa que la potencia no se transmite correctamente. Veamos los motivos más comunes:

Un pedal de embrague lento puede estar causado por un disco de embrague desgastado, unos discos de embrague defectuosos o un eje transversal ineficaz. Los cilindros de embrague maestro o esclavo defectuosos pueden provocar embragues hidráulicos. Un cable de embrague desgastado puede provocar embragues no hidráulicos.

Aquí encontrarás información más detallada sobre las causas más comunes de la lentitud del pedal del embrague:

Índice de Contenido
  1. El efecto de un pedal de embrague lento
    1. 1. Eje transversal negativo
    2. 2. Esfera que gira mal
    3. 3. Hay que ajustar el embrague
    4. 4. Pedal bloqueado
    5. 5. Cable de embrague desgastado
    6. 6. Enlace desgastado
    7. 7. Cilindro principal del embrague o cilindro esclavo del embrague defectuosos
    8. 8. Manguera hidráulica bloqueada o atascada
    9. 9. Disco de presión del embrague desgastado o defectuoso
  2. Cómo reparar un pedal de embrague desinflado

El efecto de un pedal de embrague lento

1. Eje transversal negativo

Hay una palanca interna llamada eje transversal. Esta palanca se encarga de transferir la presión del pedal del embrague al cojinete de desembrague. Esto desengancha el embrague

Si el eje transversal está dañado, puede ser difícil pisar el pedal. Esto puede afectar al rendimiento de la transmisión

2. Esfera que gira mal

Está diseñado para que el movimiento del pedal sea suave. La bola asegura que el pedal del embrague se mueva suavemente cuando se pisa el pedal.

La bola puede desgastarse o dañarse con el tiempo. Esto puede significar que tengas que usar más fuerza al pisar más fuerte el pedal

3. Hay que ajustar el embrague

Si el pedal del embrague se vuelve lento, puede ser necesario un pequeño ajuste. Puedes sentir que el pedal del embrague se vuelve más lento de lo habitual porque a veces no está alineado

A veces el embrague puede estar total o parcialmente desembragado aunque el pedal esté a tope. Antes de proceder a resolver problemas más difíciles, asegúrate de que se ha comprobado el ajuste. Si tienes que sustituir el cilindro maestro del embrague o el propio embrague, hay que ajustar el pedal. Sin embargo, con un sistema de embrague hidráulico, este paso no es muy útil

4. Pedal bloqueado

Pisa el pedal del embrague

Podrías pensar que se trata de un problema que deberías notar inmediatamente. Pero ocurre más a menudo de lo que crees. Muchas personas conducen con objetos pequeños en el coche sin ser conscientes de los posibles peligros. El embrague puede ser difícil de mover si estos pequeños objetos se atascan bajo los pedales.

Es una forma fácil de comprobar que todo está en orden antes de desmontar las piezas. Es importante limpiar la zona de suciedad y otros objetos que puedan dañar el pedal de freno

5. Cable de embrague desgastado

Si no tienes un sistema de embrague hidráulico, el cable de embrague del coche conecta el pedal con el embrague. Cuando pisas el pedal, el embrague se extrae para liberarlo.

El embrague se puede desconectar para que puedas cambiar de marcha fácilmente. Si el embrague está dañado o sobrecargado, tendrás que usar más fuerza para accionarlo

6. Enlace desgastado

El mecanismo de acoplamiento consta de piezas mecánicas e hidráulicas que permiten el funcionamiento del gancho. El mecanismo del embrague también incluye otras barras y brazos

Este embrague multiplica la fuerza del pedal. Este embrague proporciona al plato de presión la fuerza necesaria. Sin él, tendrías que ejercer mucha más presión sobre el pedal para soltar el embrague

7. Cilindro principal del embrague o cilindro esclavo del embrague defectuosos

Cilindro principal del embrague

Para desembragar el embrague, el cilindro de embrague se utiliza junto con el maestro de embrague. El cilindro maestro recibe presión y se extiende hasta el cilindro del embrague. Esto te permite empujar la varilla hacia la horquilla o la palanca para soltar el embrague

Si alguno de los cilindros falla, puedes tener problemas para cambiar de marcha. Un pedal rígido suele ser el primer síntoma de una avería

Relacionado: Seis señales de que el cilindro maestro del embrague no funciona

8. Manguera hidráulica bloqueada o atascada

Los sistemas hidráulicos contienen un tubo de acoplamiento, que es un componente flexible. Cuando se pisa el pedal, el tubo transmite líquido y presión. Como no es una línea fija, puede doblarse en diferentes direcciones.

Esta flexibilidad puede ser a veces un problema, sobre todo si hay otras piezas en el camino. También existe la posibilidad de que se bloquee. Independientemente de si está bloqueado o no, el tacto del pedal puede ser diferente

9. Disco de presión del embrague desgastado o defectuoso

Plato de presión del embrague

Para el acoplamiento y desacoplamiento directos, los discos de embrague trabajan conjuntamente con el disco de embrague o el volante. Es necesario cambiar de marcha con precisión y mantener la velocidad

Pero puede soportar mucha presión y fricción a lo largo del tiempo. La placa de presión puede desgastarse con el tiempo. Esto puede provocar cambios de marcha, temblores y problemas en los pedales

Cómo reparar un pedal de embrague desinflado

Como muestran algunas de las causas anteriores, hay algunas reparaciones que no te costarán nada. Primero, comprueba la parte inferior del pedal para ver si hay algún obstáculo que te impida empujar. Puedes ajustar el pedal a mano para asegurarte de que funciona según sus especificaciones. Estas son dos de las formas más fáciles

Sustituir la bola de embrague y el eje transversal puede ser un trabajo complicado. Este trabajo no debe ser realizado por un profano, porque podría dar lugar a más complicaciones. Es posible que puedas reparar tú mismo el cable del embrague y el embrague si tienes las herramientas adecuadas y un poco de tiempo extra.

El coste de la sustitución de un componente del embrague varía de un coche a otro. Puedes esperar pagar entre 200 y 250 dólares para sustituir el cable del embrague. La mano de obra cuesta unos 80-100 dólares y la pieza de recambio unos 120-150 dólares

Para reparar un pedal de embrague lento, es necesario sustituir el plato de presión, el eje transversal o la bola de embrague. Estos componentes suelen ser difíciles de sustituir y requieren el desmontaje de toda la transmisión. Esto a menudo da lugar a costes de reparación que superan los 2.000 dólares. Hay varios cilindros hidráulicos de embrague esclavo en la caja de la transmisión.

Si tienes problemas para accionar el pedal del embrague, es hora de que un mecánico profesional revise tu coche. Después de todo, no quieres quedarte tirado sin poder cambiar de marcha con seguridad

¡Más Contenido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir